September 17, 2021

¿Cómo funcionan las tarjetas de prepago?

¿Cómo funcionan las tarjetas de prepago?

Y si, aunque usted no lo crea… Las tarjetas de crédito y débito no son los únicos plásticos que existen dentro del mercado. Las tarjetas de prepago han generado más popularidad de lo que se esperaba en los últimos años.

Estas pueden servir como herramientas productivas para administrar tu dinero, por lo que, en ocasiones, expertos financieros recomiendan comenzar con uno de estos servicios, pero ¿Cómo funcionan las tarjetas de prepago? Y ¿Cómo puedo obtener una?

¿Qué son las tarjetas de prepago?

Las tarjetas de prepago son un plástico (al igual que la de crédito y débito) alternativo el cual te permite pagar las transacciones como lo haría una tarjeta de débito normal. Por lo general, se puede utilizar una tarjeta de prepago en donde sea aceptada su red de pago, como Visa o Mastercard.

Además, es más seguro y conveniente que usar dinero en efectivo. También es conocida como tarjeta de pago por uso o, más formalmente, una tarjeta de prepago recargable de uso general.

A diferencia de una tarjeta de débito, solo puedes gastar la cantidad de dinero que es depositada en ese plástico por parte de la empresa en la que trabajas. Estas tarjetas suelen ofrecer varias maneras y facilidades para realizar estos procesos y que tu cuenta nunca este vacía y este disponible para emplearse. 

Beneficios de las tarjetas de prepago

Una vez que adquieres esta modalidad diferente de tarjeta, los clientes se ajustan a un presupuesto determinado y, de esta manera, se puede controlar los gastos que se hacen, ya que, como se había mencionado, solo se puede disponer de la cantidad previamente recargada.

Unsplash

Bajo este contexto, es una excelente manera de evitar la toma de deudas, porque las tarjetas de prepago no brindan ningún tipo de crédito, por ello, se descarta así toda posibilidad de gastar dinero que se deberá reintegrar en un futuro o la adquisición de intereses. 

Entre otras ventajas con las que cuentas al adquirir una de estas tarjetas de prepago se encuentran:

  1. Facilita la transferencia de recursos para las empresas que requieren de hacer pagos a empleados temporales.
  2. Se tiene un mejor control de dinero, ya que en este tipo de cuentas tienen una capacidad máxima que es fijada por tu institución.
  3. Muchas de las tarjetas de prepago tienen una protección contra robo o pérdida, de modo que si llegas a extraviarla sólo es necesario reportarla para evitar que alguien haga uso de ella.
  4. Contribuye a que las personas que no cuentan con un producto bancario entiendan cómo funcionan y adquieran una cultura financiera, aprendiendo así a manejar sus finanzas.
  5. Mediante la impresión de los reportes de operaciones bancarias, tienes la posibilidad de obtener un comprobante de gastos.

Además de los beneficios mostrados anteriormente, las tarjetas de prepago son una solución para las personas que reciben dinero en efectivo periódicamente, haciéndola un producto ideal para las empresas que buscan soluciones de dispersión para sus empleados.

Pagar con tarjeta o efectivo 

Cualquiera que te diga que es mejor pagar con tu dinero físicamente, es debido a que posiblemente sufrió una mala experiencia con una deuda bancaria. Por lo contrario, habrá quien te diga que tener dinero en efectivo es arriesgado, pues si pierdes o te roban la cartera no hay manera de recuperarlo.

Sin embargo, el uso de efectivo o tarjetas sin importar si son de crédito, débito o prepago, depende mucho de tus propios hábitos. Ambas formas de pagar cuentan con beneficios y desventajas que debes analizar de acuerdo con tus propias necesidades. 

La clave dentro de las finanzas personales, como en los negocios, es tener un control inteligente de cómo y en qué gastas. Y es por ello que te dejamos tres consideraciones necesarias para saber si te conviene más pagar en efectivo o con tarjeta.

  1. Practicidad

Las tarjetas de crédito, débito o prepago te brindan la facilidad para suscribirte a alternativas que pueden hacerte más sencillo varios trámites. Además de realizar pagos de luz, agua y gas en línea, contar con servicio que por una tarifa mensual llegan a tu domicilio, haciendo más eficientes tus gastos y ahorrando tiempo.

Ambos métodos representan una buena forma de contar con dinero en diversas situaciones, por un lado, el efectivo te permite más flexibilidad en lugares donde no cuentan con sistemas de pago con terminal o la falta de cajeros cercanos. 

  1. Capacidad de gasto 

Un claro ejemplo de cómo cada una cuenta con una ventaja propia es cuando necesitas hacer transacciones de cantidades proporcionales. Por ejemplo, pagar con tarjeta (crédito) es mejor para una compra fuerte, pues da la opción de pagos en meses sin intereses. 

En cambio, es preferible recurrir al efectivo por cosas pequeñas, ya que tener a la mano una gran cantidad de dinero puede ser un poco riesgoso.

  1. Administración de tus finanzas 

Quizá te ha sucedido que al tener dinero en tu cartera sientes que se te acaba más rápido; o que al final de mes tu estado de cuenta tiene muchos más desembolsos de los que creías. Si bien, es común culpar a cada forma de pago, en realidad depende mucho más de tu cultura financiera y los gastos hormiga que no tienes en cuenta. 

La respuesta sobre cuál es mejor, es: ambos. Puesto que no hay una regla escrita sobre cuál te conviene más, ya que esto depende mucho de tu propia manera de gastar. Lo más importante es que busques opciones de compra que te den la flexibilidad de recurrir a ambos y seas más consciente de tus desembolsos.

Conclusiones 

Las tarjetas de prepago se han convertido en una excelente alternativa de pago, sobre todo, cuando una empresa está en búsqueda de opciones para hacer dispersiones como beneficios a sus trabajadores.

En Métricas, encontrarás la solución tecnológica ideal en el servicio de emisión de tarjetas de prepago, además podrás encontrar distintas opciones para habilitar servicios financieros como la operación de productos de crédito, gestionar cuentas de depósito, personalización de plataforma con productos y mucho más.